¿Cuándo tenemos un qué y un por qué?

Todo cobra sentido y esto nos libera de la culpa, del dolor.
Nuestro cuerpo es nuestro templo y somos nosotros mismos los que decidimos quien mora dentro de él.

Maravíllate de tu propio templo, adórnalo con flores, con finos inciensos, con bellas canciones, aliméntalo con amor y se compasivo y benevolente con él. El dolor que cargas él también lo vive.

¡¡Si tienes un sueño, hazlo crecer…!!  En la medida en que este crece y florece tú te fortaleces y veras como la vida vuelve a tener colores y sabores que te inundaran de plenitud y dicha.

–Y es aqui donde la vida te llevara hacia donde la grandeza de tus  sueños sea capaz de ir.

nayecas@gmail.com

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s